Obrigado Flamengo, primera victoria de La Fiera en Libertadores

0

El León sometió a los fantasmas que rondaron el Campo Nuevo y se presentó en Copa Libertadores con un triunfo ganado a pulso ante el brasileño Flamengo.

Un marco espléndido recibió la presentación por vez primera de los Verdes en este certamen en la fase de grupos, con un solo antecedente, ante el chileno Deportes Iquique, escuadra con la que empató dos veces en la previa del año pasado.

El duelo sirvió de marco a un homenaje sencillo pero emotivo para Milton Queiroz ‘Tita’ ex jugador y símbolo de ambos equipos. El brasileño, con un pasado como entrenador de muy malos recuerdos con el León, lloró al ver cómo el público le ovacionó de pie.

Esa ansiedad que es más que evidente en la competencia doméstica, tal parece que se sacudió desde los primeros instantes, pues apenas en dos toques providenciales y una gran jugada de Boselli, el balón quedó a milímetros de la frente de Britos arrancando el alarido de la concurrencia.

Así, en ese tono, ya con el regreso de Rafael Márquez a la zaga, los pupilos de Gustavo Matosas se la rifaron en intensidad, pues era más que claro el compromiso de ponerse en un nuevo rol para de una vez por todas aprender a competir en estos torneos. No sólo a participar.

Por supuesto que la tarjeta roja para Mauricio Azevedo, cuando aún no se cumplía el primer cuarto de hora, marcó el derrotero de un juego que lucía cargado para los de casa, pero con la picardía a flor de piel en los elementos más adelantados del Fla, que por cierto estuvieron a milímetros de irse al frente al 5’ pero Hernane atinó al poste.

Ese mismo elemento que había tenido que poner en ventaja a la visita, jaló descaradamente a Nacho en el área para un penal que cobró perfecto Boselli, potente, a los 31 de acción.

Una amarilla le costó poco después salir a González, pero en esa transición, los zagueros verdiblancos cedieron la ventaja para que el paraguayo Cáceres llegase en solitario fusilando con cabezazo a Billy. Se quedaron parados pretextando que oyeron un silbatazo cuando venía el servicio.

Ya en el segundo el León fue dominador total, ya por el aire que le faltaba a los rojinegros, ya por el baile que orquestaron Gullit y Montes en medio campo.

Con Faustino Arizala, postrer anotador del tanto del triunfo, el León se dio gusto fallando, incluso un penal a los 60’, con Boselli ensoberbecido a lo ‘Panenka’, dando por sentado que Felipe sería la figura de los sudamericanos.

La anotación de Arizala fue el ejemplo de que con riñones es como se ganan este tipo de partidos, a trompicones si se quiere, con un remate soñado, al ángulo en medio de mil piernas.

Este triunfo viene de lo mejor, de cara al juego de este fin de semana en Monterrey, que está entre azul y buenas noches. Motivos sobran pues para estar de regreso, pero en la Liga de la que son campeones.

El próximo miércoles casi a tres mil metros en La Paz, los vigentes monarcas mexicanos se miden al Bolívar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here